La bandera japonesa consiste en un rectángulo de color blanco y un gran círculo rojo en el centro. Oficialmente se denomina Nisshōki (que significa bandera del sol en forma de círculo) aunque comúnmente se llama Hinomaru (que significa disco solar).

La bandera tiene una proporción de dos por tres (2:3). El diámetro del disco solar es de tres quintos de la anchura (altura) de la bandera y está colocado directamente en el centro.

El disco rojo en el centro de la bandera representa a la diosa del sol Amaterasu, fundadora de Japón y antepasada de los emperadores de dicho país. De hecho, el primer emperador de Japón conocido como Jimmu es considerado el hijo del sol. El color blanco de la bandera simboliza la integridad, la honestidad y la pureza del pueblo japonés.

Otras banderas japonesas conocidas son las utilizadas por la armada imperial japonesa hasta finalizada la segunda guerra mundial. Esta bandera tiene rayos solares de color rojo, estando el sol dispuesto en la parte izquierda de la bandera. Tras la ocupación estadounidense, la bandera se readoptó como símbolo de la Fuerza Marítima de Autodefensa de Japón en 1954.

La familia imperial japonesa también ha contado con banderas y símbolos identificativos de la monarquía que con el tiempo se han ido simplificando, manteniendo el crisantemo como símbolo actual. La bandera del emperador actual tiene un fondo rojo y un crisantemo dorado en el centro con dieciséis pétalos.

La Emperatriz usa la misma bandera, excepto que la forma es la de una cola de golondrina. El príncipe heredero y la princesa heredera usan las mismas banderas, excepto con un crisantemo más pequeño y un borde blanco en el medio de las banderas.